La familia de Rocío denunció por \"encubrimiento\" a empresa citrícola

Francisco Pissarello, abogado de la familia de Rocío Pared, anticipó a Sudamericana que denunciaron por “encubrimiento a la empresa citrícola”.

“Entendemos que se están ocultando elementos probatorios, se están alterando elementos que son importantes para la causa. Se pusieron carteles de prevención, de prohibido pasar que nunca existieron en el establecimiento citrícola. Desapareció el canasto donde se cosecho la fruta, desapareció el acoplado del personal que cosecho y las frutas que se cosechó”.

Aclaró que el día de la tragedia la pequeña Rocío (12 años) y su sobrino (de 10 años) estaban yendo a catecismo cuando encontraron una mandarina tirada al borde del portón principal de la empresa. “Nunca ingresaron al establecimiento citrícola”, subrayó.

Rocío quedó casi paralizada y así comenzó la pesadilla. Su sobrino, también con cólicos, pudo llegar a su casa y alertar a la familia de lo sucedido.

Según el abogado la empresa sería propiedad de Luis Brest, quien tendría además una planta de arándanos y otra de tomate y pimiento. Tras la tragedia “los empleados fueron trasladados de uno a otro establecimiento”, explicó. La hipótesis que manejan es que las mandarinas eran transportadas en un camión hasta el establecimiento de arándanos, “un productor declaró que llevaban un cajón lleno y ese pudo haberse caído una mandarina”.

El abogado comentó que la mandarina tendría un tóxico prohibido en el país. “En los medios vi que el fiscal confirmaba la presencia de un veneno neurotóxico que se comercializa como Furadan o Curatel que los granjeros usan para matar leones y otros depredadores”.

“Nuestra preocupación es que no haya más otra Roció y el productor sepa que debe producir respetando la vida de los correntinos, y el medio ambiente. No se puede producir en Corrientes con total irresponsabilidad”, concluyó.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter